viernes, junio 29, 2012

Juan Alberto Badía (1947-2012)


Gracias Juan Alberto Badía por acompañarme todas las noches de mi adolescencia con tu programa de radio en Radio del Plata "Flecha Juventud".
Si habré sufrido con la AM de Radio del Plata porque desde Bahía Blanca la señal iba y venía y te hacía perder algunas partes de tu programa. Luego vino la transmisión local por LU2 pero no era lo mismo, ya que eran solo 2 horas y el programa iba desde las 22 hasta las 5 horas del día siguiente.
Ahí descubrimos plenamente a Los Beatles con sus canciones y sus historias, a todas las bandas del rock nacional con tus móviles en vivo desde los lugares donde se hacían los recitales, tu inolvidable sección "Vos sos el discjockey", esa bendita cortina "Curiosa Noche" de Vivencia o la del "Capitán Beto" de Spinetta, alguien me recordó el comercial de Polaris que apenas recuerdo ahora, "la Beatlemanía" con esos enganches con temas de los Beatles impresionantes al comienzo de la misma, y tantas cosas más.
Como desearía poder escuchar algunos fragmentos de ese programa, pero claro, en esa época no existía Internet ni Youtube, un grabador era un lujo, y la TV apenas unos pocos canales, por lo cual la radio era mi principal compañía.
Te vamos a extrañar, pero por sobre todo, te vamos a recordar con mucha nostalgia durante toda nuestra vida.

http://youtu.be/2la0UWl-Cn4
http://youtu.be/ZuoezbnVRc0

1 comentario:

  1. Alejandro,yo tambien soy bahiense.Hoy vivo en Santa Cruz y recuerdo ese mismo prgrama, de los añs 70, lo escuchaba con una Spica que me trajeron los reyes magos, y tambien se iba la onda de laAM como vos, para mejorar la recepciòn, hacia una antena con un alambre conectado al cordel de colgar la ropa que en casa era de alambre San Martin, y esto hacia las veces de antena. Por eso Juan Alberto quedarà en mi mas hermoso de los recuerdos, tan soñador, tan puro, tan bonito, como creer en los reyes magos que me trajeron la Spica que todas las noches me unia a vos. Juan Alberto, te vamos a extrañar mucho. Tanto como la como la ilusión de volver a ser chico y creer en los Reyes Magos.
    Daniel Lapegrini.

    ResponderEliminar